start previous AUTHORS WHAT’S NEW HELP SEARCH ABOUT CAOS
español | italiano | english | français

 
Perros de la lluvia

Author: Xabi Puerta
Language: Spanish
ISBN: 84-95683-21-0
Price: 2,00 €
File size: (Perros.pdf) 358 Kb.

(3 mujeres y 6 hombres).
Un escritor en crisis decide emprender un viaje con el objetivo de descubrir lo que exige ser escrito, lo que merece la pena ser dicho. En su camino se irá encontrando con una galería de personajes que tienen en común su condición de individuos a los que la carrera de la vida pasó por encima para acabar dejándolos al margen, perdidos, asustados, solos, como perros extraviados tras la lluvia que no logran encontrar el camino de regreso a casa. Uno de esos personajes, un boxeador cuya trayectoria compuso ese perfil fatal que dibujan la ascensión, el apogeo y la caída, le regalará al escrito la lección más importante de su viaje. También le dejará un encargo de valor testamentario: «Escribe mi historia. Acuérdate de mi nombre».
Excerpt

Perros de la lluvia

Asido al pescante, el Boxeador vuelve a estar en una de las portezuelas asomado al exterior, con gesto ansioso, como si olisquease los aromas de la tierra humedecida tras la lluvia. El Autor, que de nuevo ha salido al pasillo a tomar el aire, lo ve y se dirige hacia él.

 

AUTOR  ¿Qué haces? No es la primera vez que te veo asomado así, como si quisieses comerte el paisaje.

BOXEADOR  Busco un rastro, una pista.

AUTOR  ¿Un rastro? ¿De qué?

BOXEADOR  Me he perdido, ya te lo dije.

AUTOR  (Siguiéndole la corriente). Claro, uno no puede estar siempre sin rumbo, dando vueltas sin ton ni son.

BOXEADOR  ¡Llevo solo tanto tiempo...! Ya nadie me vigila por las noches, nadie me dice lo que puedo y no puedo hacer.

AUTOR  ¿No lo sabes tú?

 

(El Boxeador, asomado al exterior, niega con la cabeza).

 

BOXEADOR  ¿Te gustaría que te lo dijeran?

 

(El Boxeador afirma con otro movimiento de cabeza. Después vuelve la vista al Autor).

 

¿A ti no?

 

(Ahora es el Autor quien calla).

 

Quiero volver.

AUTOR  ¿Adónde?

BOXEADOR  A mi casa.

 

(El Autor agarra al Boxeador por los hombros y lo mete hacia adentro).

 

AUTOR  Pero vamos a ver, ¿a ti qué es lo que te pasa?

BOXEADOR  (Lloroso como un niño). Me perdí.

AUTOR  ¿Te perdiste, así, sin más, como un crío?

BOXEADOR  Huí.

AUTOR  ¿De dónde coño huiste?

BOXEADOR  De los sitios que conocía. Huí de ellos y me perdí. Ahora ya no sé ni por dónde ando.

 

(El Autor lo mira penetrantemente).

 

AUTOR  Ahora lo entiendo. Te perdiste como un perrillo.

BOXEADOR  Sí.

 

(El Boxeador agacha la cabeza y sigue sollozando).

 

AUTOR  Después llovió, ¿no? Llovió... y la lluvia borró todos los rastros.

BOXEADOR  ¡Joder que si llovió!

AUTOR  Sin rastros ya no supiste volver.

 

(El Boxeador vuelve a negar con la cabeza).

 

Desde entonces no haces más que vagar.

BOXEADOR  Perdido...

AUTOR  Más perdido cada vez.

BOXEADOR  Más perdido.

AUTOR  Solo, asustado...

 

(El Boxeador grandullón parece empequeñecerse por momentos).

 

No encuentras el camino de regreso.

BOXEADOR  No.

AUTOR  No encuentras a los tuyos, no encuentras tu casa.

BOXEADOR  ¡No los encuentro, joder!

AUTOR  Te has convertido en un perro de la lluvia.

 

(El Boxeador mira ahora al Autor con los ojos abiertos como platos).

 

BOXEADOR  (Despectivo). Bonita metáfora. ¿Por qué no te la metes por el culo, anda?

AUTOR  (Pillado por sorpresa). ¿Qué?

BOXEADOR  Que por qué coño dices las cosas de esa manera.

AUTOR  (Encogiéndose de hombros). Porque soy escritor, supongo.

BOXEADOR  (Airado). ¿Porque eres un escritor de mierda? (Le agarra fuertemente por las solapas). ¡Pues me estás haciendo daño, hijoputa, me estás haciendo daño!

 

(El Boxeador mantiene al Autor agarrado y lo mira muy fijamente, con ojos inyectados. Luego lo suelta y, mientras musita una disculpa, le recoloca las solapas).

 

Perdóname...

AUTOR  No, perdóname tú a mí, me dejo llevar por las palabras.

BOXEADOR  ¿Quieres dejar de mariconear con ellas? ¿Quieres emplear eso que tan bien se te da en algo de provecho?

 

(El Autor asiente con la cabeza).

 

Pues escribe mi historia, tío. Yo ahora no soy nadie, pero hubo un tiempo en que sí fui alguien. Cuando tú también seas alguien, diles a todos mi nombre. Me llamo Tigre Ibar: recuérdalo tú y recuérdaselo a los otros. Diles que me conociste. (Empieza a sollozar de nuevo). Diles que conociste a Tigre Ibar... antes de que...

 

(Deja su frase sin terminar y se tapa la cara con sus enormes manos. Llora como un hombre).

A la cabecera de la página

Read an excerpt from this work