start previous AUTHORS WHAT’S NEW HELP SEARCH ABOUT CAOS
español | italiano | english | français

 
Los borrachos

Author: Antonio Álamo
Language: Spanish
ISBN: 84-95683-31-8
Price: 2,00 €
File size: (Borracho.pdf) 624 Kb.
Available in: Italian English

(1 woman and 9 men)
Illustrated with photographs from the production directed by Alfonso Zurro.
The La Fonda Hotel of Santa Fe, capital of New Mexico is the setting of the macabre dinner that took place on August 6, 1945 to celebrate the drop of the first atomic bomb on the city of Hiroshima. The dinner was attended by J. Robert Oppenheimer, director of the city-lab of Los Álamos, and other seven scientists of international renown, who, together with him and many others, were in charge of the project’s technical aspects. The alcohol, undisputed protagonist of the nonsensical banquet, intoxicates the minds of the distinguished guests and, by temporarily freeing their consciences from the delusion of omnipotence in which they are caught, makes weakness, oddity and humanity come into the open. The increased awareness of the real and catastrophic effects of the invention, the doubts, remorse and dissociation from the official power grow hand in hand with the ethylic fog enfolding the scene, to result in a desperate and hallucinated spiral that belongs to metahistory.
Excerpt

Los borrachos

KISTIAWSKY  Quiero proponer una apuesta algo distinta...

 

(En ese momento entra Teller: la corbata floja y un traje arrugado y no muy limpio. Va malamente afeitado y su pierna ortopédica —a causa de la arena del desierto de Los Álamos— tiene esta noche la deplorable tendencia a encasquillarse. Cuando esto sucede, lo inmoviliza en una determinada posición poniendo en riesgo su equilibrio. También resulta visible que Teller ha bebido bastante).

 

BUSH  (Que es el primero en percatarse de su entrada). ¡Hola Edward!

TELLER  ¡Hola a todos!

MOONLEY  Hola.

BAKER  ¿Qué hay?

KISTIAWSKY  ¿Dónde está Oppie?

BAKER  ¿Todo bien?

FELONY  Eso, ¿dónde has dejado a Oppie?

TELLER  Está...

KISTIAWSKY  ¿Dónde?

TELLER  ... En el comedor.

KISTIAWSKY  ¿Con quién?

TELLER  Con nadie. Todo el mundo ha regresado a Los Álamos.

KISTIAWSKY  ¿Con nadie?

TELLER  No exactamente. ¡Con el camarero! ¡Está discutiendo con el camarero!

BUSH  ¿Sobre qué, si puede saberse?

TELLER  Me ha prometido que vendrá en seguida.

BUSH  Pero ¿qué tiene que hablar con el camarero?

TELLER  Yo ya no podía más. Mira que se lo dije: «Oppie, lo estás mareando».

 

(Risas).

 

KISTIAWSKY  ¿De qué hablan?

TELLER  Adivínalo.

GÖLAM  Sobre martinis.

TELLER  Premio para Gölam. Exacto: martinis. ¿Cuál es exactamente la cantidad adecuada de ginebra y cuál es exactamente la cantidad adecuada de martini? Para Oppie ése es un problema físico de primera magnitud. Yo creo que se siente más orgulloso de sus tesis sobre los cócteles de martini que de la construcción de la Bomba.

MOONLEY  Lo estará agobiando.

TELLER  El camarero no se atreve a decir ni pío. ¡Está impresionado! ¿Os acordáis cuando el gerente del hotel quería echarnos? Pues va Oppie todo borracho y dice: «Hablaré con Harry».

FELONY  ¿Su abogado?

TELLER  ¡El presidente! HARRY TRUMAN.

GÖLAM  ¿Y lo hizo? ¿Llamó al presidente sólo por eso?

TELLER  ¡Vaya si lo hizo! Llamó a la Casa Blanca y habló con el presidente SÓLO POR ESO: «Oye, que queremos seguir bebiendo, ¿tú que dices?».

 

(Ríen).

 

BUSH  ¿Hablas en serio?

TELLER  ... Y el bueno de Harry habla con el gerente y le dice: «Deje beber a mis chicos hasta que revienten». ¿Comprendéis? En cierto sentido ya somos libres: la Bomba no es ahora ningún secreto sino que es ALGO REAL. Y por eso mismo nosotros también somos REALES. Ya no tenemos que andar por ahí escondiénd­onos y cambiándonos de identidad como si fuéramos RATAS MAFIO­SAS.

FELONY  Así que el camarero no tiene agallas para contradecir a un hombre que puede despertar al presidente en mitad de sus sueños por un capricho.

BUSH  ¿Un capricho? Llevamos más de tres años entregados a la Bomba en cuerpo y alma. Tres años de reclusión, con infinitos problemas y quebraderos de cabeza, aislados de la mayoría de nuestros amigos y familiares. Y por fin hemos terminado de cons­truirla, y hace escasas horas el artilugio ha sido lanzado y la cosa ha ido bien. Mucho mejor que bien: COJONUDAMENTE BIEN. Es muy probable que AHORA MISMO el maldito emperador japonés esté sentado en la taza de oro de su retrete imperial, muy estreñido, planteándose seriamente enviar al presidente una postal por co­rreo urgente que diga: «NOS RENDIMOS, COÑO». No bromeo: la Bomba no sólo acabará con esta guerra sino que es el logro técnico más importante de la historia de la humanidad. Y hemos sido nosotros, TODOS NOSOTROS, quienes lo hemos hecho. ¿Cómo debemos sentirnos? Yo creo que bien, ¿no es verdad?, cojonudamente bien. Tan bien que me parece que no es pedir mucho que nos dejen beber un par o tres de copas, ¿no? Sería INHUMANO que esta noche nos cortaran el grifo de los martinis después de lo que hemos hecho.

TELLER  Bush, esto es sólo el principio. De momento hemos conseguido la bomba de fisión, pero esto no es más que un primer paso hacia... la Súper. Ahora, Bush...

KISTIAWSKY  Deja de soñar.

GÖLAM  Lo que Teller dice es completamente cierto. La bomba de hidrógeno no es menos real que la bomba atómica. No es una quimera. Es posible. Sólo hay que querer.

KISTIAWSKY  Y yo no lo pongo en duda, pero ¿para qué? El hecho de que no existan límites a la capacidad destructiva de la nueva arma que propones, esa bomba H, la convierte en algo necesariamente MALIGNO. Lo que me preocupa no es el problema técnico, aunque por supuesto no estoy tan convencido como tú de que esa miserable cosa llegue a funcionar jamás, ni que pueda alcanzar ningún blanco excepto si es tirada por una carreta de bueyes ucranianos. Lo que no me gusta ni entiendo es que esa cosa parece haber cautivado la imaginación de algunos de vosotros; lo que no entiendo es cómo podéis hablar de esto cuando ni siquiera han transcurrido seis horas desde que Hiroshima ha sido ARRASADA.

BAKER  A Bush no le falta razón cuando dice que la guerra, después de esta noche, ya no tiene ningún sentido. Muy loco debería estar Hirohito si no se baja de su retrete de oro. ¿Para qué serviría ahora esa otra bomba?

TELLER  Hablas como si, como si no fueras un verdadero científico.

KISTIAWSKY  ¿Qué es un verdadero científico?

TELLER  Alguien que busca la verdad, simplemente.

KISTIAWSKY  Y la Verdad, así con mayúsculas, ¿qué es? ¿La bomba H?

A la cabecera de la página

Read an excerpt from this work