start previous AUTHORS WHAT’S NEW HELP SEARCH ABOUT CAOS
español | italiano | english | français

 

Rey loco
Las últimas horas de Luis de Baviera

Author: Lourdes Ortiz
Language: Spanish
ISBN: 978-84-95683-52-6
Price: 2,00 €
File size: (ReyLocoES.pdf) 1.470 Kb.
Available in: English

(2 female characters and 12 male characters; some characters can double up.)
Illustrated in colour and black and white.
Set in the famous palaces of King Ludwig II of Bavaria, and based on rigorous historical research, the author weaves a rich literary reality intermingling the king, Richard Wagner, his lovers, friends and enemies, lyric opera, desire, art, economics and politics.
Excerpt

Rey Loco

Wagner  ¿Una ciudad de Venus, donde no cabe mujer alguna? Realmente estás como una cabra.

LuiS DE BAVIERA  Venus es la diosa del amor y del goce. Venus se encarna en mi todas las noches y Eros, travieso y juguetón, me saetea con sus flechas. Toda una familia. Aunque si te digo la verdad hay más en mí de Hipólito y hace tiempo que presté mi juramento a Diana. Últimamente me conformo con mirar. Un rey contemplativo y sin dientes. Estoy fatigado. Un rey luna, estéril, que soñó una vez con matar al dragón. Sí. Yo también fui Sigfrido y en una época feliz creí entender el lenguaje de los pájaros y penetrar en la mente de los hombres. Pero la espalda fue mi debilidad, así de simple, y ellos, los monstruos avarientos que me rodean, esperan el momento oportuno para darme la estocada mortal y apoderarse de mi pueblo y de sus bienes. Pobre Baviera y tonto de Sigfrido. Mientras yo me regodeaba con tu música, como Sigfrido con el canto de los pájaros, ellos se preparaban para despojarme.

Wagner  Has sido un buen rey. Ellos no te han entendido.

LuiS DE BAVIERA  Ni tú tampoco. Yo para ti era una mina de oro. Algo así como el anillo. Me has exprimido, me has ordeñado. Y yo me he dejado porque...

Wagner  Porque creías y crees en mi música. Los hombres pasamos. La música...

LuiS DE BAVIERA  Sí. Pero yo creía que también eras mi amigo. Un rey no tiene amigos. Lo he aprendido después. Me dejaste solo.

Wagner  Ellos me echaron de tu lado y tú lo permitiste.

LuiS DE BAVIERA  Un vividor que se aprovecha de su majestad, un farsante que esquilma las arcas del estado. Nunca fuiste prudente.

Wagner  Tú tampoco.

LuiS DE BAVIERA  Déjame ahora. Estoy cansado. Ya nada tiene arreglo. Tú te pudres en tu tumba y dentro de poco yo... Quieren acabar conmigo, sabes. Ni siquiera les sirvo como sombra.

Wagner  No les temas. Ellos no son nada. El mundo va a recordarte porque...

LuiS DE BAVIERA  ¿Porque te amparé a ti y financié tu gran teatro? Pensándolo bien no deja de ser poco estimulante. Mis palacios convertidos en lugar de peregrinación: un montón de piedras... Pero dejemos eso. Háblame de Cósima. No sabes cuánto te comprendo, cuanto más mayor soy más debilidad siento por la carne joven. Aunque ella y yo nunca llegáramos a entendernos.

Wagner  Ella te aprecia.

Luis DE BAVIERA  No. Aprecia mi dinero. Más que tú mismo. Pero, eso sí, confieso que te envidio. Una mujer hermosa e inteligente, entregada en cuerpo y alma a ti y a tu obra, una musa para descansar en tus últimos años. Tu cómplice y tu sostén: con un marido complaciente y un padre consentidor. Lo has tenido todo. Y todo te lo han perdonado. Al final tú eres un genio y yo soy un loco. Tú la tuviste a ella y a tantas otras y yo...

Wagner  Dicen que tienes a todo aquel que deseas; se cuentan cosas que...

LuiS DE BAVIERA  Ya. Déjales que hablen. Lo tengo casi todo, pero nunca encontré a mi Cósima. Aunque, si te digo la verdad, nunca la he buscado. Tal vez quise ser Cósima y tuve que conformarme con ser Luis.

Wagner  Deliras.

LuiS DE BAVIERA  Ellos, los buitres que me rodean, esos que se llaman mis ministros, dicen que hace mucho que perdí la razón. Y quieren que dimita. Ya no les sirvo. Cualquier día me harán desaparecer como tal vez liquidaron a mi padre. Pondrán en mi lugar a Otto, que está realmente enfermo. Entre enfermo y enfermo prefieren a aquel que no fomenta las habladurías. Callado y sin escándalos. Mi tío Leopoldo conspira a mis espaldas con el barón von Lutz y siempre es Prusia quien mueve los hilos. Les he dado todo, ¿qué más quieren?

A la cabecera de la página

Read an excerpt from this work