inicio anterior AUTORES NOVEDADES AYUDA BUSCAR SOBRE CAOS
español | italiano | english | français

 
Auto

Autor: Ernesto Caballero
ISBN: 84-95683-01-6
Precio: 2,00 €
Peso del archivo: (Caba_Auto_Comp05.pdf) 729 Kb.

(3 mujeres y 1 hombre).
Comedia de reconstrucción policíaca que plantea una reflexión irónica sobre los excesos del consumismo.
Fragmento

Auto / Ernesto Caballero

                         Una sala de espera. Aparecen cuatro personajes.

 

ESPOSA           Aquí debe ser.

MARIDO         Sí, debe ser aquí.

AUTOSTOP.   Qué sitio más raro.

CUÑADA        Parece que están de mudanzas.

MARIDO         O que lo acaben de pintar.

AUTOSTOP.   No huele a pintura.

MARIDO         No, no huele a nada.

ESPOSA           Todo está cubierto así

porque van a limpiar a fondo.

MARIDO         ¿Qué es lo que hay que limpiar?

AUTOSTOP.   ¡Un momento...! ¿No han oído?

MARIDO         ¿El qué?

AUTOSTOP.   ­Me había parecido...

CUÑADA        No se escucha ni una mosca.

MARIDO         Todavía no habrán llegado.

ESPOSA           ¿Quiénes?

MARIDO         ­No sé, los que falten por llegar.

ESPOSA           ¿Y puede saberse a quién te refieres?

MARIDO         Pues a los que tengan que avisarnos.

O los de la limpieza, ¿qué sé yo?

Además, no sé, me extraña que él no haya venido.

ESPOSA           ¿Quién?

MARIDO         Pues él...

él...

AUTOSTOP.   El conductor del camión.

 

                         (Pausa)

 

CUÑADA        Hemos debido llegar antes de la hora.

No he tenido tiempo de arreglarme. Qué lata.

MARIDO         Estamos sin coche, no podíamos arriesgarnos.

Estamos sin coche; cuando lo pienso...

AUTOSTOP.   ¿Y ahora qué hay que hacer?

ESPOSA           Esperar nuestro turno

como en cualquier establecimiento civilizado.

CUÑADA        O como en la peluquería.

AUTOSTOP.   O como en un hospital.

MARIDO         ¡Cómo en un hospital! ¿Qué os parece?

Eso sí que tiene gracia, ¿verdad?

 

                         (Pausa)

 

ESPOSA           Los hospitales, a veces, no parecen

establecimientos civilizados. Hay mucha gente

que no sabe estar como tiene que estar.

CUÑADA        Ocurre lo mismo en las peluquerías.

MARIDO         Pero a fin de cuentas en esos dos lugares

uno no tiene más remedio que guardar su turno.

Debemos reconocer que existe un mínimo

de organización. Menos mal.

CUÑADA        Todo esto está muy bien; pero ahora,

dime, ahora, por qué tenemos que esperar.

No parece que haya nadie delante de nosotros.

ESPOSA           Tú qué sabes. Estás hablando

sin conocimiento de causa.

CUÑADA        No te pases de lista, hermanita. Está claro

que aquí no hay nadie, que hemos llegado antes

de la hora, y que en estos momentos yo

podría estar en la peluquería.

AUTOSTOP.   Lleva razón. Estamos perdiendo el tiempo a lo tonto.

Nunca he soportado estas esperas. Y además

en un lugar tan deprimente como éste...

Tener que estar aquí por una tontería de nada...

Ni siquiera hay una máquina de café. Al menos

con un café se esperaría de otro modo.

A la cabecera de la página

Leer un fragmento de esta obra