inicio anterior AUTORES NOVEDADES AYUDA BUSCAR SOBRE CAOS
español | italiano | english | français

 

En la luz dentro de tus ojos

Autor: Vladimir García Morales
ISBN: 978-84-95683-61-8
Precio: 2,00 €
Peso del archivo: (EnLaLuzDentroDeTusOjosES.pdf) 1.023 Kb.

(2 mujeres y 1 hombre.)
Ilustrado en color y blanco y negro.
La protagonista de esta obra es Anna Politkovskaya, periodista rusa asesinada en Moscú el 7 de octubre de 2006, que denunció la violación de los derechos humanos, la corrupción, el terrorismo de estado... La obra está escrita en verso y combina elementos estructurales clásicos con otros originales del autor.
Fragmento

En la luz dentro de tus ojos

Irina, lanzándose a las piernas de Anna, abrazándola, llorando

Perdóname

Yo sólo

Perdóname

Yo no debería llorar así

Perdona mi torpeza

Anna la levanta y la abraza

 

Anna

Mi niña

yo también lloraría

contigo si pudiera

pero las lágrimas se me secaron de golpe

Llora tú por las dos

tú que puedes

yo ya no puedo

Las lágrimas se me secaron

Abrazada a Irina

le acaricia los cabellos

Recuerdas el poema aquel

que me escribiste

el de campos que lloran

Los campos lloran

por qué lloran los campos

dímelo tú que fotografïaste

los campos con tus lágrimas

Esto me dedicaste

Yo no fotografié nada

con mis lágrimas

porque las lágrimas se me secaron

desde el principio

Porque las lágrimas se secan

de golpe

con la tortura

cuando es mejor

que tu cabeza nada piense

porque es estrictamente necesario

para sobrevivir

En realidad estoy ya sentenciada

desde hace tiempo

Lloras

por qué lloras

Mis cabellos canosos

Envejecí cien años en un día

Yo era como todos

los demás periodistas

aunque no era cínica

cínica no

Yo hacía reportajes

sobre la destrucción

para los ojos

que no se conmocionan

porque qué se le va a hacer

el hombre anestesiado

el hombre que no sufre

por la calamidad y piensa

que por ello vive mejor

fuera de la calamidad que ve

y que él es algo él

el hombre hinchado

en la mera apariencia

Pero sólo lo cree

sólo puede creerlo

porque en realidad

está ya preparado

para ir al matadero

De un latigazo

se queda el hombre manso

sin la armonía preestablecida

Así me quedé yo

sin la armonía

Así me gané un corazón

en la tortura

Me vendaron los ojos

Me dispusieron

para ser fusilada

Apretaron el gatillo vieron

mi gesto de terror

Disfrutaron con él

pues era todo un simulacro

Sólo querían aterrorizarme

aterrorizarme sólo

y cómo lo consiguieron

Así espantada me dejaron

humillada y

libre

para tomar aún partido

A la cabecera de la página

Leer un fragmento de esta obra