inizio indietro AUTORI NOVITA AIUTO CERCA CHI SIAMO
español | italiano | english | français

 

Un lugar estratégico

Autore: Gracia Morales
Lingua: Spagnolo
ISBN: 978-84-95683-60-1
Prezzo: 2,00 €
Peso del documento: (UnLugarEstrategicoES.pdf) 573 Kb.
Disponibile in: Italiano

(2 personaggi femminili e 1 maschile.)
Con illustrazioni a colori e in bianco e nero.
L’opera si svolge sempre nello stesso spazio: il ponte che unisce e separa due città, nemiche da varie generazioni. Il tempo, invece, non è lineare né progressivo: da un presente centrale, in cui la guerra è finita, l’opera ci catapulta nel passato, facendoci rivivere un momento del conflitto e, successivamente, in un possibile futuro di riconciliazione.
Si può perdonare e dimenticare dopo l’esperienza di una lunga guerra? Chi l’ha vissuta, una volta terminata, può ancora scegliere liberamente il proprio destino? Sono questi alcuni degli interrogativi che Un lugar estratégico affida al suo pubblico.
Frammento

Un lugar estratégico

MUJER  A mí..., a mí me han enseñado a no confiar en ustedes, ¿sabe? En todos ustedes... Me lo enseñaron desde muy niña y luego, luego... Sé muy bien cuánto daño son capaces de hacer...

HOMBRE  ¿Quiénes?

MUJER  Ellos... Los del otro lado... Usted y los suyos...

HOMBRE  ¿Está hablando de la guerra? No hemos sido peores que los de su pueblo.

MUJER  No confiar, no confiar, no confiar...

HOMBRE  Yo no soy peligroso.

MUJER  ¿Y por qué tengo que creerle? Los puentes son lugares importantes... Unen y separan; estrechan o ensanchan... ¡Lugares que a nadie le gusta compartir!

HOMBRE  No hable así. Ahora estamos en un período de paz...

MUJER  (Sarcástica.) Período de paz... ¿En serio cree eso? Usted sabe que en cuanto pase algo, pequeño, insignificante, la guerra volverá a estallar... Nadie ha olvidado nada, ¿entiende?, ¡nadie ha perdonado nada! Cualquier cosa, el rumor de un ataque posible, una niña que desaparezca, un coche desvalijado, ¡cualquier cosa! y usted y yo volveremos a ser enemigos... Sabe que llevo razón... Mi padre murió con cincuenta años, y vivió cuatro guerras. ¡Cuatro! Media vida, ¿entiende?, ¡media vida! Siempre de forma inesperada... ¡Y cada vez son más sangrientas! Y más interminables... ¿Sabe cuánto duró la última?

HOMBRE  Sí.

MUJER  ¿Cuánto?

HOMBRE  Ocho años, tres meses y veintidós días...

MUJER  ¿Lo ve? Mientras sea imposible dejar de recordarla, la guerra sigue ahí... Le voy a contar una cosa, para que se le meta bien en la cabeza: cuando mi madre murió, en el cementerio de la ciudad ya no quedaba ni un hueco libre y hubo que enterrar los cadáveres en cualquier sitio, ¡en cualquier sitio! Luego, justo después de que se proclamara la paz, comenzamos a construir casas, a levantar colegios, a plantar naranjos... ¡pero los muertos siguen debajo! Y cada vez que mastico un trozo de pan estoy bebiéndome la sangre de mis padres... ¡Así que no me diga que la guerra ya acabó!

HOMBRE  Yo no voy a hacerle daño...

MUJER  Da igual... ¡Da igual! ¿Sabe a cuánta gente estoy decepcionando sólo por quedarme en este lugar, tan cerca de usted?

HOMBRE  Tal vez ya sea el momento...

MUJER  ¿Qué momento?

HOMBRE  ¡El momento de hablar!, usted y yo.

MUJER  ¿El momento...? Mire, hagamos una prueba. Yo me quedo aquí, ve, aquí quieta (Se coloca de pie, de perfil al público, en el justo centro de su mitad del puente.) y le espero.

 

(Abre los brazos, y permanece así con los ojos cerrados.)

 

Si realmente vivimos en paz nada le impide venir hasta aquí y abrazarme. Le espero.

 

(El Hombre se queda mirándola. Avanza lentamente hasta la línea central del puente. La recorre de un lado a otro, sin pisarla, como si estuviera buscando un hueco por donde poder pasar. Luego se vuelve de espaldas.)

 

HOMBRE  Usted sabe que no puedo.

 

(Ella abre los ojos y comienza a bajar los brazos.)

 

Todavía no... Todavía es pronto.

MUJER  ¿Lo ve?

HOMBRE  ¡Para abrazarse, para abrazarse todavía es pronto! Pero hablar, hablar es algo, ¿no le parece? Hablar con usted ya es algo...

A la cabecera de la página

Leggere un frammento di questa opera